logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión

Ser humano

por Rosa Gómez






En este video, Rosa Gómez narra su propia historia de éxito. La puede ver haciendo clic en el video. Este video es en inglés con subtítulos en español que se puede activar o desactivar en la parte inferior derecha del video, y la transcripción está incluida abajo.


Transcripción

Nací con una condición que hacía que mi visión se empeoraba cada vez más. A los seis años comencé a ir a una escuela para ciegos para aprender Braille y mecanografía, para luego poder integrarme a la escuela pública. A pesar de ser pequeña, me di cuenta que la mayoría de las mujeres con discapacidades visuales que trabajaban en la escuela estaban solteras y no tenían hijos.

A pesar de esta falta de modelos, siempre quise tener familia. Al crecer era tan buena como los demás para hacerme de amistades y conocer jóvenes. Esto no significa que fue fácil, solamente significa que es difícil para todos y no solamente para las personas con discapacidad.

Recuerdo que una de mis amigas sin discapacidad me contó cómo coqueteaba con un tipo y le sonreía. Pero él no demostraba ningún interés en ella y por eso se sintió mal. Todos se sienten desilusionados a veces, pero no debemos dejar que los momentos negativos nos perturben.

Antes de conocer a alguien, uno se pregunta, “¿Me aceptará o no?” En mi caso puedo pensar que un tipo me puede ignorar porque soy ciega; pero en realidad todos tienen algo de qué preocuparse, ya sea por discapacidad, color de piel, si se tiene dinero suficiente, el estilo de peinado, o lo que sea. El estar nervioso en este tipo de situación no es nada más que parte de ser humano.

A los 18 años, recuerdo que mi hermano estaba preocupado por algo diferente. Me preguntó “¿Quieres tener hijos? Yo no sé si quiero tenerlos porque puede que tengan nuestra condición y queden ciegos. ¿Desearías que pasen por lo que nosotros hemos pasado?”

Le respondí a su pregunta con otra pregunta, “¿Qué es lo que pasamos?” Él no me respondió, pero mi infancia fue bastante buena. Pasé por los altibajos normales. Tuve una familia que me amó y apoyó y me fue bien en la escuela.

A fin de cuentas, fui a la universidad y luego conocí a mi marido. Hoy, me siento bendecida al tener cuatro niños hermosos. Mi hermano también cambió de opinión – está casado y tiene dos hijos.

He comprendido que todos tienen dificultades, con discapacidad o sin. Claro, una discapacidad puede hacer que las cosas sean más complicadas a veces; pero la verdad es que la vida es complicada para todos y cada uno tiene que encontrar su propia forma de lograr una vida plena.

Créditos

Escrito y narrado por Rosa Gómez.

Fotos de Rosa Gómez y algunas del dominio público.

Música por Kevin MacLeod.