logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Entrevista con Sonia Rivera-García: la clave es tener persistencia y dureza ante la vida


Por Tajauna Dunning, ILRU, Disability Law Resource Center (tdunning@ilru.org)

La Sra. Sonia Rivera-García tenía solamente 19 años cuando se vio en un accidente automovilístico y quedó parapléjica. Tras crecer en Elsa, ahora vive en Edinburg, ambas en el estado de Texas. La Sra. Rivera-García conoció a su esposo Ray, en la universidad donde estudiaban servicios de rehabilitación y de donde se graduaron al mismo tiempo. Tienen un bebé de un año y se llama Aaron Ray García.

La Sra. Rivera-García comenta que "Le voy a enseñar a mi hijo a respetar a las personas con discapacidades. También le enseñaré a no juzgar a las personas por su apariencia física, sin ver qué tienen las personas por dentro".

Ajustándose a una nueva discapacidad

La vida de la Sra. Rivera-García parece ser de película hoy, pero no siempre fue así. Ella comenta que "La época más difícil de mi vida fue cuando quedé con discapacidades. Todavía estaba en la etapa de desarrollarme como persona cuando mi vida cambió completamente de un momento a otro. Estaba en la universidad cuando quedé con discapacidades y me propuse fuertemente volver a la universidad tras mi accidente".

La Sra. Rivera-García regresó a la universidad ocho meses después del accidente y tuvo que soportar una cantidad de obstáculos allí. Su prioridad en aquel entonces fue adaptarse a hacer las cosas de forma diferente.

Ella expresó "Perdí mi independencia. Antes de mi accidente trabajaba y estudiaba y me gustaba ir y venir cuando se me ocurría. Tras quedar con discapacidades, tuve que depender de otros para que me llevaran donde necesitaba ir y a veces tenía que pedir ayuda cuando no podía hacer algo que antes estaba acostumbrada a hacer".

Llegando a ser independiente, con ayuda

Al quedar lesionada, tuvo que relacionarse con gente que conocía de antes de tener el accidente. Fue difícil porque la Sra. Rivera-García creyó que la gente podría sentir lástima por ella. Con la ayuda de sus padres y su marido, ella se vio incentivada a ser más independiente y lograr los objetivos que se había propuesto. Sus padres, y especialmente su madre, la apoyaron mucho en sus esfuerzos.

"Mi madre siempre fue una mujer fuerte que me enseñó a ser persistente y a volver a tratar. Ella sufrió bastante en su vida y siempre mantuvo la fe sin derrotarse nunca". Dijo la Sra. Rivera-García.

Ayudando a otros como ella

En la actualidad, la Sra. Rivera-García es una consejera de ADA en la universidad local South Texas Community College de McAllen, Texas y agregó "Mi patrón trata de adaptarse a mis necesidades"

La Sra. Rivera-García también expresó que le tocó trabajar pesado para encontrarse donde se haya hoy. "Saqué un título de bachiller en ciencias en servicios de rehabilitación en 1993, una maestría en educación con una concentración de cursos en orientación y guía en 1998 y saqué mi licencia de consejera profesional el año pasado".

Esto le permite a ella ayudar a otra gente con discapacidades. Aconseja a estudiantes que tienen discapacidades emocionales o que tienen problemas solucionando sus problemas, aconseja a estudiantes con discapacidades sobre las clases que deben tomar, les ayuda a matricularse y se asegura que los estudiantes con discapacidades reciban las adaptaciones necesarias en la clase.

Su posición también le permite la oportunidad de ayudar a planificar y coordinar las actividades de Americans with Disabilities (Estudiantes con Discapacidades) en la universidad. "Los estudiantes, el personal y la administración participan en una 'carrera con obstáculos' que exige que vayan a puntos alrededor de la universidad y se vean ante las barreras que los estudiantes con discapacidades deben sufrir diariamente".