logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Seleccionando un alcalde, escogiendo una profesión


por Marlene Mata

Nací en un auto cuando mi madre solamente tenía ocho meses de embarazo y crecí en la ciudad de Nueva York. Una buena parte de mi niñez me la pasé en Washington Heights, un barrio predominantemente hispano de Manhattan. Fui a la escuela para sordos St. Joseph’s School for the Deaf hasta los primeros años de secundaria, cuando me transfirieron al Lexington High School for the Deaf de donde me gradué.

Mi familia es de la República Dominicana y para comunicarme en mi niñez usé nuestro propio idioma especial en casa, mezclado con gestos. La comunicación con mi familia se hizo difícil porque ellos hablaban en español y yo hablaba en inglés. Yo dependía del Lenguaje de Señas Estadounidense (ASL) más que de la lectura de labios, pero desafortunadamente ellos no lo sabían. A fin de cuentas, mi hermana aprendió a deletrear el alfabeto y mi mamá fue a la escuela para aprender ASL. Nuestra comunicación ha ido mejorando desde ese entonces.

Tengo tres hermanos mayores: Nelson, 30, Francisco, 29 y Martha, 22. Mi mamá fue madre soltera y abandonó a mi papá cuando yo tenía 2 años, porque él nunca apoyó ni a sus hijos ni a ella. Mi madre siempre se esforzó para criarnos. Mis dos hermanos siempre se metieron en problemas y los dos abandonaron la escuela secundaria y mi hermana y yo nunca nos llevamos bien.

Mi madre fue a la escuela para sacar su diploma de secundaria y le permitió, años más tarde, tener mejores sueldos. Mientras más ganaba, se le hizo más fácil el comprar comida, ropa y zapatos para nosotros y pagar las cuentas a tiempo.

Escogiendo una profesión

Fui a la universidad a Rochester Institute on Technology (RIT) en septiembre de 2002. No estaba segura de lo que deseaba por lo que me inscribí como ‘no decidida’ mientras veía lo que me gustaría hacer. Antes de ir a la universidad principalmente comía comida dominicana y lo pasaba con mi familia todo el tiempo. Me paseaba por el barrio cerca de la escuela donde había muchos hispanos, lo que me hacía sentirme como en casa. De todas maneras, estaba en la universidad, lejos de casa, de mi familia y de mi cultura, lo que me hacía llorar cuando extrañaba. Me quedaba en mi dormitoria en vez de salir con mis amigos.

A pesar de eso, hice amistades y muchos de ellos me pedían consejos. Me gustaba ayudarles, pero también yo necesitaba consejos. Ya para el trimestre de primavera aún no estaba segura de lo que quería y a mis amigos les pedí su opinión sobre la carrera a escoger. Algunos sugirieron que me dedicara al trabajo social, a los que les contestaba ¡PFFFT! ¿Yo como trabajadora social? A fin de cuentas, tomé un curso de trabajo social y vi que me gustaba. Hasta ahora no es tan malo.

Mi plan es ahora seguir un bachillerato en trabajo social, para luego ir a la Universidad de Columbia en Nueva York para hacer una maestría en Educación de Sordos y de Párvulos. Después me gustaría enseñar niños en kinder y escuela primaria. Si me gusta enseñar, quizás siga otra maestría en administración de empresas para más tarde abrir mi propia empresa de cuidado de niños.

Ahora ya tengo un plan profesional, pero aún me enfrentoa discriminaciones. A veces creo que la gente de Puerto Rico generalmente discrimina contra mí porque mi familia es dominicana. Ellos usan un signo especial para insultar a mi país. Me hiere al ver que la gente insulta a mi país.

No me encuentro con muchos hispanos en la universidad. Me gustaría saber de un hispano sordo y de éxito a quien pueda admirar. Creo que puedo ayudar a la juventud hispana sorda a ir a la escuela para obtener mejor educación.