logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Viviendo independientemente con el apoyo de amigos, familiares y contratista


por Alma Almanza, Salinas, CA

Alma Almanza de Central Coast Center for Independent Living
Alma Almanza de Central Coast Center for Independent Living

María llegó a Estados Unidos desde Guanajuato, México a los 12 años para reunirse con sus padres que estaban viviendo en California desde que ella naciera. La mamá de María trabajaba como costurera y su padre era administrador de un centro de un centro de vida asistida para ancianos y personas con discapacidades.

En Estados Unidos, María tuvo la oportunidad de educarse y graduarse de una universidad local con un título de asociada. Tras su graduación, María comenzó a trabajar en diferentes partes. Trabajó en una empresa de computación como operadora de teléfonos y asistente del supervisor de servicios de seguridad. En sus labores de supervisora asistente, María tenía la responsabilidad de hacer el horario de los oficiales de seguridad, las recepcionistas y las operadoras telefónicas de todos los turnos. También trabajó en el departamento de archivos médicos en una clínica de medicina general. Fue en ese trabajo, a comienzos de 1977, que María comenzó a darse cuenta que le dolían y se le hinchaban las piernas y que tenía un dolor intenso en la espalda, pero los doctores no fueron capaces de darle un diagnóstico.

En junio de 1998, le diagnosticaron Artritis reumática y otros tipos más de artritis. El tener discapacidades múltiples hizo que maría hiciera varios ajustes en su vida. Si deseaba visitar a su familia o amigos, por ejemplo, necesitaba saber cómo estaba el clima. El calor le causa hinchazones y el frío le causa enormes dolores. Entre las varias funciones que tiene María: ser madre de tres hijos, esposa, amiga, hija y empleada, debe planificar sus actividades para minimizar su dolor.

María ha estado trabajando en el Centro para la Vida Independiente de la Costa Central (CCCIL) en Salinas, California desde 1998. Comenzó como asistente de oficina y a los 18 meses la ascendieron a Especialista en Vida Independiente y, cuatro años después llego a ser Coordinadora de Tecnología de Asistencia. Quienes la conocen la respetan y los clientes están agradecidos por la ayuda que les da.

A María le gustaría que las personas con discapacidades, especialmente los latinos, recuerden que "Si se puede, uno tiene que echarle muchas ganas y seguir adelante". Continuó diciendo que "A veces lo que necesitamos es que la gente alrededor nuestro nos apoye".   Reconoce que ha encontrado apoyo de su familia, amigos, colegas de trabajo y de su empleador. Este apoyo le ha ayudado a ser independiente y tener éxito en todos los aspectos de su vida.