logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Joaquín Campos - haciendo cambios en Fruitvale


por Concha Delgado-Gaitán, El Cerrito, CA

foto de Joaquin en el desfile Cinco de mayo
Joaquin responde a la gente durante el desfile Cinco de mayo en Fruitvale, CA

Desde su cama en el hospital, Joaquín Campos rezaba a dios que sobreviviera las heridas graves que sufriera en un accidente automovilístico. Más que nada deseaba vivir para su esposa e hijos jóvenes, pero también deseaba vivir para ayudar a otros necesitados. Dijo "Di mi alma a dios para que me usara donde pudiera ayudar a otros".

Al pasar dos años, Joaquín salió del hospital con bastantes discapacidades. Al principio, no tenía idea hacia dónde le llevaría su nueva vida, pero se mantuvo atento a todos los signos que le permitiesen juntarse a otros para mejorar sus vidas. Su propia lucha personal de aprender a usar una silla de ruedas le ayudó a entender las necesidades de las personas con discapacidades. En silla de ruedas, ahora necesitaría un vehículo para transportarla, modificar su casa y un trabajo accesible para apoyar a su familia. Al salir a la calle a la tienda en su silla de ruedas, Joaquín se enfrentó a la dificultad de las aceras y sus alturas. Hasta hace poco, muchas de las calles del distrito de Fruitvale, en Oakland, no eran accesibles, Es más, los edificios no tenían ramblas y algunas calles no tenían veredas. Los buses llegaban a la vereda poniendo en peligro a la gente esperando. Joaquín empezó a darse cuenta que se le restringía el acceso a muchos latinos con discapacidades porque no tenían cómo entrar a los edificios. Ahí fue donde empezó el activismo local de Joaquín.

Organizó a las agencias comunitarias y juntos hicieron cabildeo ante la Ciudad de Oakland para hacer ramblas en las esquinas para hacer que las calles de Fruitvale fueran accesibles a las sillas de ruedas. Sin embargo, eso no fue lo único que resolvió el problema de la falta de accesibilidad. Joaquín se dio cuenta que algunas personas con discapacidades no salían de casa porque no tenían sillas de ruedas. Se puso en contacto con iglesias, con el Centro de Vida Independiente (CIL), y con otras agencias comunitarias para dar el equipo necesario a las personas necesitadas y entregarlo él mismo.

Como representante del Distrito 5 en Oakland, Joaquín considera las necesidades de muchos en la comunidad. Se ha inspirado en la necesidad de dar a sus hijos actividades extracurriculares productivas. Ante la ausencia de centros comunitarios juveniles, Joaquín organizó un orfeón de desfiles, La Banda de Guerra, financiada por la Cámara de Comercio Hispana de Oakland. El programa le permite a los estudiantes de las escuelas públicas el desarrollar destrezas musicales en un orfeón. Cuando el orfeón debe participar en un desfile, una asamblea escolar, evento cultural o funeral de algún dignatario, se les puede escuchar practicando en los parques locales o en las salas comunitarias. Los jóvenes se reúnen a practicar dos veces a la semana. El liderazgo comunitario de Joaquín mantiene a los jóvenes alejados de la calle.

En febrero de 2004, la Red de asistencia tecnológica Sacramento Assistive Technology Network rindió honores a Joaquín Campos con el premio Assistive Technology Award por su "apasionado activismo político como miembro electo del Distrito 5 de Fruitvale".

Joaquín ahora está empeñado en abrir una tienda de abastecimientos médicos en Fruitvale que sirva las necesidades de los latinos en la comunidad. También se esfuerza para abrir un centro que ofrezca rehabilitación física y capacitación laboral a los méxico americanos.