logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Iris Martínez - haciendo que el mundo la entienda


por Iris Martínez, Chicago, IL

Nací en una familia hispano parlante en Puerto Rico. Mis padres y hermanos mayores no tienen discapacidades, pero mis hermanos menores y yo nacimos sordos. Sabemos Lenguaje de Signos Estadounidense (ASL).

Mi padre encontró una escuela para niños sordos en la ciudad de Nueva York y comencé a ir a ella cuando tenía siete años. Mi primer idioma fue el español, pero lo he olvidado porque no lo practiqué ni en la escuela ni en casa. La primera cosa que aprendí a leer en la escuela fue los labios y a los 20 años fue cuando empecé a aprender ASL.

Mi primer trabajo fue en Radio Shack, donde estaba a cargo de un departamento completo. Luego trabajé en el Continental Bank en el centro de Chicago como cajera. Allí estuve por más de dos años cuando decidí volver a la escuela a estudiar ciencia computacional en la universidad Northwestern Business College. Allí me dieron acceso a un intérprete de signos para la clase.

He estado casada con un sordo por más de 33 años. Mi esposo y yo somos voluntarios en obras de teatro presentadas en ASL donde todos los actores son sordos. Actuamos en dramas y comedias y viajamos a diferentes ciudades para actuar. También hemos dado presentaciones de bailes latinos en ciudades como Massachussets, Illinois, Texas y México.

Fui directora del concurso Miss Deaf Illinois (Señorita Illinois Sorda) por tres años, y he acompañado al evento a cuatro jóvenes que concursaban por la corona.

Ahora trabajo en Access Living, un centro de vida independiente de Chicago, donde soy asistente administrativa. Ya llevo 14 años en esta posición.

Me gusta cocer, bailar y la música. Aunque no puedo escuchar las palabras, puedo escuchar la música por medio de la vibración del piso.

Me siento orgullosa de mis logros. Nunca me he avergonzado de mi discapacidad porque siempre he encontrado la forma de comunicarme con otros. Algunas veces me frustra cuando alguien no me entiende, pero siempre encuentro la forma que me entiendan.

Hoy, gracias a los avances en la tecnología de comunicaciones, tengo una vida independiente. En casa tengo un teléfono y otros instrumentos accesibles que me avisan con luces y vibraciones.

Todas esas barreras se han ido eliminando gracias a los avances en tecnología y a los esfuerzos que cada uno de nosotros hace para no dejar que nuestras discapacidades nos impidan nuestra independencia.