logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Historia de éxito en Miami: mantenimiento de carros de golf en hotel de primera clase


por Loaidyn Gómez, Best Buddies Jobs, Miami, FL

Edward G. es un joven con discapacidades intelectuales que vive en el área sur del condado Miami-Dade y al que refirieron a Best Buddies Jobs en enero de 2006. Se le catalogó como referencia bajo riesgo porque vivía con un padrastro excesivamente dominante que le estaba haciendo la vida muy difícil tanto a él como a su madre.  Cuando conocí a Edward, éste era un joven tímido y callado y de ademán nervioso. Según su madre, Edward sufría abuso verbal constante porque su padrastro constantemente le llamaba apodos degradantes y le decía que era estúpido, flojo y nunca serviría para nada. Prácticamente, ya no tenía ni amor propio ni confianza.

Sin historial de trabajo, pero con ganas de tener éxito
Edward tenía muy poca experiencia de trabajo ya que solamente a veces iba a con su padrastro a trabajar en cosas pequeñas. Nunca había tenido empleo competitivo hasta que lo refirieron a Best Buddies Jobs. En nuestra primera reunión sentí que él tenía muchos deseos de probar que podía trabajar si le daban la oportunidad. El no tenía la menor idea de lo que podía hacer, pero le aseguré que podía conseguir trabajo pagado. También me di cuenta que necesitaba entrenamiento preparatorio para el empleo; es decir, para empezar, vestirse correctamente e higiene. El me dijo que había estado tratando de conseguir trabajo por su cuenta, pero que nadie le había regresado la llamada.

Capacitación y entrenamiento en disciplina de trabajo
A Edward se le asignó un orientador laboral, el Sr. Ray Bell, que inmediatamente comenzó a enseñarle para prepararle en desarrollo laboral. Edward comenzó a aprender a llenar un formulario de trabajo, a cómo hablar con un empleador, y sobre presentación e higiene apropiada. Don Ray hizo ensayo de varias entrevistas para prepararle para las reuniones con contratistas. Según don Ray, en un principio Edward aprendía lentamente a presentarse; pero con el tiempo demostró progreso. A pesar de todos los obstáculos, se mantuvo positivo y ansioso de probar lo que podía hacer.

La entrevista
En el proceso de desarrollo laboral, Best Buddies Jobs encontró una posibilidad de trabajo en el elegante Biltmore Hotel de Coral Gables, donde había una vacante en el área de mantenimiento de carros de golf. Se conversó sobre el trabajo con Edward y con su mamá y él estuvo de acuerdo con presentar una solicitud. Se acordó que la entrevista sería a mediados de febrero de 2006. En el día de la entrevista, Edward comentó que "Nunca en mi vida he visto algo tan grande y bonito". Don Ray entrenó a Edward a mantenerse en ánimo y a recordarse de todo lo que había aprendido durante el mes anterior en cuanto a reuniones con contratistas.

Edward dijo que "¿No sería chévere conseguir un trabajo aquí?" Edward se reunió primero con el gerente de Recursos Humanos y con don Ray, para luego hacerlo solo. Aunque estaba nervioso, todo fue bien en la entrevista. Les informaron que a Edward le darían una oportunidad a pesar que tenía poca experiencia. Edward comentó "Me dieron el trabajo". No podía esperar para darle las buenas noticias a su madre, y cuando se reunió con ella, ella lloró y dio gracias a Dios por la oportunidad. Ella dijo que nunca se habría imaginado que su hijo trabajaría para un hotel grande y elegante.

Contratado
A Edward le contrataron el 23 de febrero de 2006 como personal de mantenimiento de carros de golf del campo de golf cercano al hotel Biltmore, donde comenzó su capacitación en preparación de los carros para recargarlos, procedimientos menores de mantenimiento y limpieza ligera del área de mantenimiento. Edward aprendió rápidamente las tareas básicas de su trabajo y las hacía bien. El gerente Jasón separó parte de su tiempo para mostrarle personalmente las mejores prácticas de trabajo inteligente y eficiente. Edward pasó a ser uno de los miembros del equipo de Mantenimiento de Golf y está trabajando entre 30 y 35 horas a la semana. Le encanta el trabajo y allí se ha hecho de nuevos amigos. Su amor propio ha mejorado a nuevos niveles y ahora tiene más confianza en sus capacidades.

El 16 de mayo de 2006 a Edward se le invitó a asistir a un almuerzo de premios en el hotel Hyatt Regency Hotel del centro de Miami. En el evento de premios, llamado In-Key Awards, se da reconocimiento a los empleados hoteleros sobresalientes del área metropolitana de Miami.

Edward se mostró entusiasmado al saber del acontecimiento y dijo "Quizás algún día recibiré un premio de mi jefe en el Biltmore". Su orientador laboral le contestó que "Si trabajas esforzadamente Edward, quizás se le den". Edward dijo que tiene un objetivo nuevo y es ser el mejor trabajador de mantenimiento de carros de golf de la ciudad.