logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión

Estela Landeros: Capacidad sobre Discapacidad

por Alicia Contreras, Oakland, CA



Estela Landeros mira la pantalla de su computadora mientras trabaja.
Estela Landeros en su oficina

De acuerdo a Estela Landeros, el gran problema cuando las personas discapacitadas buscamos trabajo es ver la “discapacidad” sobre la “capacidad” individual.

Estela es educadora y se ha especializado en el área de Tecnología Asistiva.  A través de sus trabajos en IBM y la OEA durante varias décadas, logró integrar exitosamente a muchas personas con todos tipos de discapacidades en empresas que ofrecen trabajos bien remunerados.  A lo largo de los años, Estela ha enfrentado problemas de salud que han dejado huellas en su capacidad física, convirtiéndola ahora en un miembro más de nuestra comunidad en el mundo de la discapacidad. 

Actualmente, Estela trabaja como “Coordinadora de Tecnología Asistiva” en el Centro de capacitación y asesoría del Instituto Kellar para la disCapacidad (Kellar Institute for Human disAbilities (KIHd)), en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia.  Su trabajo consiste en apoyar a maestros que atienden a estudiantes con discapacidad que requieren tecnología asistiva para poder estudiar en las escuelas públicas de su área. Esto implica hacer consultorías y observaciones individuales para recomendar la tecnología adecuada, desarrollar e implementar cursos de capacitación en el uso e implementación de tecnología adaptada en el aula, y participar en conferencias estatales, nacionales e internacionales en el campo de la discapacidad y la tecnología.

El tipo de apoyo que necesita Estela para poder desempeñar su trabajo es mínimo.  Por ejemplo, cuando tiene que manejar varias horas para dar alguna conferencia o visitar a algún alumno que necesita tecnología asistiva, la universidad le da tiempo extra de viaje para que pueda tomar descansos breves cuando los requiera. En su oficina, cuenta con apoyos que le facilitan la lectura de documentos para no forzar el trabajo del cuello, desde adaptaciones físicas para sostener documentos, hasta programas de software que le permiten escuchar lo que lee. Estela ha pasado por 7 cirugías en los últimos tres años.  Cuando la operaron de la columna por primera vez, la Universidad le facilitó el equipo necesario para que pudiera trabajar en su computadora sin tener que ir a la Universidad.  Cuando su nivel de energía baja, su jefe sabe que Estela hará su trabajo en cuanto su nivel de energía se normalice, por lo que la deja trabajar a su ritmo.

Estela es un excelente ejemplo de que la capacidad puede sobrepasar a la discapacidad en la integración laboral de las personas con discapacidad.  Cuando la seleccionaron para trabajar en la OEA, no la contrataron por su discapacidad o por ser latina.  La contrataron porque conoce la realidad de la discapacidad en America Latina y Estados Unidos, habla tres idiomas y porque es especialista en tecnología asistiva.  Gracias a su trabajo en IBM, pertenecía a una red de profesionales que conocían la calidad de su trabajo. Esto le ayudó a incrementar el presupuesto que su programa tenía asignado para extender los servicios y equipos tecnológicos para abrir oportunidades de trabajo para personas con discapacidad. De un programa que inició en El Salvador, Estela comenzó a sembrar la semilla para crear  programas similares en otros países como Chile, Perú, Nicaragua, Panamá, y Guatemala.

Su recomendación para latinos discapacitados interesados en encontrar trabajos bien remunerados es la siguiente:

Enfóquense en sus habilidades.- Primero tienen que demostrar lo que pueden y están dispuestos a hacer empezando con trabajos voluntarios para que sus posibles empleadores vean lo que sí pueden hacer, al mismo tiempo que van formando una red de conocidos que pueden ser de gran ayuda en la búsqueda de empleo.

Sean sinceros con respecto a sus discapacidades.- Deben reconocer lo que pueden y lo que no pueden hacer.

No se limiten a un horario de trabajo.-  Deben probar que tienen disponibilidad para dar “un poco mas”, o como se dice en inglés, “Go the extra mile”.

No abusen en nombre de su discapacidad.-  Es importante que intenten utilizar lo que existe.  Si necesitan adaptaciones o tecnología asistiva, recuerden que no necesariamente las opciones más caras son las mejores.

No permitan que su familia los menosprecie.- Muchas veces la sobreprotección familiar es la peor barrera porque les niega la oportunidad de desarrollarse de manera independiente.

Especialícense en algo.- El mejor mensaje que pueden dar a sus posibles empleadores es que están dispuestos a aprender más.

El caso favorito de Estela es el de Luis Gonzalez Gatica. Siendo una persona ciega, Luis logró no solamente apoyar en la capacitación de otras personas ciegas en el laboratorio de cómputo fundado por Estela en IBM, sino que de ahí pasó a trabajar como Gerente de servicio al cliente en una cadena bancaria mexicana.

Nunca es demasiado tarde para aprender.  A los 60+ años de edad, Estela Landeros está a punto de obtener un doctorado en “Diseño instructivo para el aprendizaje”. Su disertación está dirigida al desarrollo e implementación de una aplicación que ayudará a las personas con discapacidad cognitiva a trasladarse de manera independiente utilizando un iPhone.  Es un verdadero ejemplo a seguir para todos nosotros, latinos con discapacidad en la búsqueda de oportunidades de superación.