logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Las experiencias con el inglés como segundo idioma de una activista adolescente en la escuela pública


por Dolores Avelar y Olga Arias

Olga Arias y yo somos estudiantes del programa de inglés como segundo idioma (ESL) en el sistema de escuelas públicas de Washington, D.C. Olga está en octavo grado y yo en noveno.

Creo que una gran cantidad de estudiantes de ESL está incorrectamente catalogado como teniendo discapacidades de aprendizaje. No se trata que los estudiantes estén atrasados académicamente, sino que no han aprendido el inglés porque el sistema de educación no les da educación satisfactoria.

D.A.: ¿Cuáles son los estudiantes que participan en las clases de ESL?

O.A.: ESL es para los estudiantes como yo, en las que el inglés es nuestro segundo idioma. Prefiero las clases de ESL porque los maestros se toman el tiempo para explicarnos las lecciones más claramente que en las clases normales. En las clases normales simplemente nos dan cosas que hacer sin explicaciones. Yo puedo entender y me va bien en las clases de ESL, excepto en matemáticas que se me hace un desafío.

D.A.: ¿Le gustaría cambiarse a clases normales?

O.A.: No, porque no creo que me saque buenas calificaciones en las clases normales. Algunos estudiantes prefieren quedarse en ESL. Otros tienen que estar en ESL porque no saben inglés. También hay estudiantes que hablan inglés en ESL porque les resulta difícil entender lo que enseñan en las clases normales. Este grupo va a clases que se dedican a los temas que les son difíciles.

D.A.: ¿Qué piensas de los maestros de clases normales y de los de ESL? ¿Son lo mismo?

O.A.: Algunos de los maestros de las clases normales dan trabajo sin explicarlo. Los maestros de ESL explican las tareas. A pesar de esto, algunos maestros de ESL no tienen paciencia con los estudiantes que no hablan inglés. Como los profesores normales, dan tareas y no se toman el tiempo de explicarlo para que los estudiantes lo entiendan.

D.A.: ¿Cree que las escuelas que actualmente no tienen programas de ESL las deberían comenzar?

O.A.: Sí. Las clases de ESL son una buena idea. A veces se hace difícil porque los estudiantes de los cursos normales dicen que somos estúpidos y que no sabemos nada. Creen que son más inteligentes porque están en clases normales. Creo que las escuelas no deberían dejar que los estudiantes en clases normales se rían de los estudiantes de ESL. Nosotras también somos inteligentes.

A mí me pusieron en educación especial y no creo que fuera justo porque el examen que usaron fue el mismo examen que tomé cuando entré a la escuela por primera vez, en segundo grado. Desde esa fecha no me han hecho tomar ningún examen para ver si he mejorado. Ahora estoy en grado ocho.

Yo no creo que es justo. En junio recién pasado la escuela llamó a mi mamá y le dijo que me estaba atrasando en la escuela y le dijeron que necesitaba un examen psicológico. No me gustó para nada, ni me gustó que me dijeran que tenía las habilidades matemáticas de una niña de siete años. Le conté a mi maestro de matemáticas lo que me dijeron y él estuvo de acuerdo que ellos estaban muy equivocados. Fui a un centro de juventud local y me dijeron que ellos me podrían ayudar con el problema. Comenzaré a enfrentarme a este problema en el semestre entrante en este centro de juventud local.

Por mientras, me dedico a uno de mis pasatiempos, la fotografía y puede que tenga la posibilidad de hacer una exposición el año entrante.