logo de proyecto visión, una página bilingüe de la red para Latinos con discapacidad
 English página principalrecursosboletínoportunidadeshistorias de éxitofaq/sobre proyecto visión
Hablar abiertamente y autosuficiencia

por Evellym Yanira Hustedt, MHS, Glenside, PA



Por ser una  latina que tiene una discapacidad sensorial, siempre me pregunto si doy a conocer o no mi discapacidad. He tenido esa difícil selección casi toda mi vida. Mi familia no me trató como si tuviese necesidades especiales y, por tanto, nunca me reconocí como persona con discapacidades.

Nunca di a conocer mi discapacidad en la secundaria. Nadie sabía que no podía ver la pizarra. Nunca pedí asistencia y mis calificaciones no eran buenas.

Fue solamente en la universidad que comencé a aceptar que tengo una discapacidad. El resultado fue que pude aceptar la asistencia que necesitaba. La oficina de servicios visuales Bureau of Blindness & Visual Services (BBVS) de Filadelfia pagó casi toda mi educación universitaria e instrumentos de asistencia.

Desafortunadamente, me salí de la universidad Peirce Junior College en mi primer año. A pesar que acepté la asistencia financiera y los instrumentos de asistencia, todavía tenía barreras de actitud.

Decidí conseguir un trabajo mas no tenía ninguna experiencia profesional, por lo que contraté a una empresa para que me consiguiera trabajo. El primero fue de telefonista del hotel Warwick en Filadelfia. No le dije a mi empleador de mi discapacidad y me expulsaron cuando se dieron cuenta de ella.

Mi segundo trabajo fue de recepcionista y telefonista en Parkway Corporations. No pude hacer las tareas básicas de mi trabajo. Yo tenía que mirar una pantalla de tres pulgadas que vigilaba la caja de seguros de depósitos. También estaba a cargo de abrir la puerta a los visitantes, para lo que se necesita tener visión aceptable. Como no le hice saber de mi discapacidad a mi empleador, no podía pedir ayuda y decidí renunciar al trabajo antes de que se dieran cuenta que tenía una discapacidad.

La autosuficiencia abre nuevos mundos
A fin de cuentas acepté que era aceptable el tener una discapacidad y también que estaba bien pedir ayuda. Lo más importante fue que estaba bien darlo a conocer a mis maestros y posibles empleadores y, con esa autosuficiencia, se me abrió todo un mundo nuevo.

Decidí regresar al Peirce College para terminar mi título de asociada. Fue bueno regresar a la universidad con una actitud nueva porque me podía concentrar en mis estudios y no en mi discapacidad. Declaré mi discapacidad y pude conseguir la ayuda necesaria. Esta vez estaba decidida a graduarme.

Graduándome…haciendo voluntariado…trabajo pagado
Al graduarme de Peirce College en 1992, comencé a trabajar de voluntaria en Resources for Living Independently (RLI) que es el centro de vida independiente local de Filadelfia. Cuando trabajaba de voluntaria me ofrecieron un puesto a tiempo parcial como Especialista de Información y Referencia. Mi viaje al trabajo era largo y caro. Al poco tiempo me promovieron a una posición de Especialista en Vida Independiente, posición que era a tiempo completo y me permitió mudarme cerca del trabajo. El nombre de RLI pasó a ser Liberty Resources, Inc., se mudó y otra vez mi viaje se hizo largo y caro. 

Trabajé en Liberty Resources por casi cinco años. Mientras estuve allí pasé a integrar varios directorios ejecutivos y comités en el área de discapacidad, lo que me dio un sentido de haber logrado algo. Decidí que ya no quería seguir trabajando en Liberty Resources porque ya no tenía posibilidades de avance y porque me tomaba tres formas de transporte para llegar al trabajo.

Lo estaba pasando difícil y me sentía como que necesitaba más incentivos en mi vida, por lo que comencé a trabajar el instituto Matrix Research Institute. Me hice Consejera de Apoyo laboral para personas con discapacidades físicas y sensoriales. Me sentía como si estuviera haciendo exactamente lo que necesitaba en mi vida. Este puesto me ofrecía mucho potencial porque estaba trabajando en un proyecto totalmente nuevo. Este era un proyecto de demostración e investigación de tres años para probar que la gente con discapacidades físicas y sensoriales podían mantener un trabajo si contaban con servicios de apoyo.  Me podía identificar con estas personas con discapacidades porque tuve que pedir apoyo para lograr mis necesidades educativas y de empleo.

Tanto Liberty Resources como Matrix me inspiraron a concentrarme en mis talentos. Pude hacer todas mis labores de mis trabajos. Constantemente di ideas de nuevos proyectos a mis supervisores. Me di cuenta que tenía mucho que ofrecer a mis empleadores, pero que no tenía las suficientes credenciales académicas para seguir avanzando profesionalmente.

Mejorando mis destrezas y expandiendo mis percepciones
En 1998, a los 29 años, ingresé al programa de maestría de la universidad Lincoln University en el Programa de Servicios Humanos. Este programa estaba diseñado para personas que tenían por lo menos 5 años de experiencia en el área de servicios humanos. El programa de introducción a la maestría me gustó porque mejoró mis destrezas de escritura y cambié mi percepción de la sociedad.

Al completar el programa de introducción a la maestría estaba teniendo problemas en Lincoln. En mi primer año en el programa de maestría en servicios humanos me pidieron que escribiera una autobiografía. Aunque en la universidad Lincoln me estaban ayudando a sobrepasar algunos de los obstáculos en mi vida, también me forzó a recordar algunos problemas personales que había alejado hacia el trasfondo de mi memoria. Algunos de los recuerdos que tuve que revivir fueron mis experiencias infantiles durante la guerra civil en El Salvador y, más tarde, mi divorcio. Estaba en una montaña rusa emocional porque estaba yendo a la universidad y trabajando a tiempo completo. Lamentablemente, dejé de estudiar en la Lincoln University en 1999.

La resolución de un problema pequeño
Necesité tomarme un tiempo para analizar el problema para poder sobrepasar el obstáculo. Para mí, el problema no fue mi discapacidad ni la falta de tiempo, sino enamorarme de mi mejor amigo en la iglesia. Resolvimos el pequeño problema. Empezamos a salir juntos, nos comprometimos y casamos en un año.

Volví a la universidad Lincoln en el 2000. Había estado casada por solamente dos meses y mi esposo apoyó totalmente mi decisión de regresar a los estudios. Me ayudó en todo y me acompañó todas las noches mientras escribía mis trabajos. Me iba muy bien. Me gradué de la Lincoln University con una maestría en servicios humanos en 2002 con un promedio de 3,45.

Entre el 2002 y el 2004, mi esposo y yo comenzamos una familia y nos asociamos en una empresa. Tenemos dos hijos bellos y dos empresas. Nuestras vidas se hicieron demasiado exigentes por lo que en el 2005 disolvimos una de las empresas, TEAMS Inc, por la falta de financiamiento y recursos para empresas sin fines de lucro que dan servicios a las personas con discapacidades.

Ahora, nuestra dedicación profesional se centra en Hustedt Group, LLC, una empresa consultora especializada en maximizar la misión de las empresas. Algunos de nuestros servicios son las capacitaciones en comprensión de la discapacidad, la ley Americans with Disability Act (ADA-Estadounidenses con Discapacidades) y entender las discapacidades. También estamos certificados por PA Pathways para capacitar en sistemas de calidad (Trainer Quality Assurance System-TQAS) y en los programas Keystone Stars. Como profesores TQAS, hacemos capacitación profesional en los centros de enseñanza temprana Early Learning Centers.

formato para imprimir